Pagos digitales: tendencia en España

Los pagos contactless han representado un comportamiento que va cada vez en aumento. España es el tercer país de Europa con mayor cantidad de pagos digitales. Un estudio elaborado por Telecoming, indica que el uso del efectivo ha sido reemplazado por los pagos digitales, sobre todo luego de la pandemia del Covid-19.

Ahora, una gran parte de las compras se realizan de forma digital, esto incluye las tarjetas contactless, el móvil y los relojes inteligentes. 

Pagos digitales

Cada vez más se nota cómo el uso del efectivo va en descenso, los consumidores han demostrado un comportamiento de pago que se inclina a lo digital. Se trata de una tendencia que ha venido acentuándose tras la pandemia.

Con la incorporación de las tarjetas, ya sea débito o crédito en los dispositivos móviles, es posible hacer una transacción sin hacer contacto con el TPV de la tienda. Con solo aproximar el equipo móvil al terminal se procede a autenticar el pago con la huella o la solicitud que indique la app.

Efecto pospandemia

Si bien los pagos digitales están presentes desde hace algún tiempo, fue durante los meses más duros de la pandemia cuando se evidenció un aumento. 

Según indica el director de operaciones de Telecoming, el miedo a contagiarse por manejar el efectivo, fue una de las razones por la que los consumidores optaron por pagos alternativos. Este comportamiento impulsó a las empresas a reforzar los canales de pago digitales.

Menos puntos de acceso a efectivo

El incremento en los pagos digitales también se debe a la disminución de los puntos de acceso al efectivo.

El Banco de España publicó un informe donde se evidencia que, a cierre del 2020, las oficinas bancarias habían disminuido cerca del 50%, esto en comparación con el año 2008. Mientras que los cajeros automáticos se redujeron al 2%.

Proyecciones de las transacciones digitales

Telecoming es una empresa española que se especializa en el desarrollo de tecnologías de monetización de servicios digitales.  Según un análisis realizado por la compañía, la evolución de los pagos contactless, ubica a España por detrás de Francia y Reino Unido.

Las proyecciones para este año indican que España espera 2.594 millones de pagos que se ejecutarán por medio de dispositivos móviles. 

El ritmo anual que proyecta la empresa, en conjunto con los datos de Juniper Research, indican que el crecimiento anual se acercará al 10% en España. Por su parte, Europa registrará un crecimiento más alto, con un ritmo del 17%.

Los estimados a 5 años, para el 2026, apuntan que España superará los 4.228 millones de pagos, un incremento del 62,9% en comparación con el 2021.

Dentro de 5 años los usuarios apostarán por los pagos digitales

El informe deja ver que actualmente unos 14 millones de personas usan las aplicaciones móviles para pagar sus compras. Se espera que en el 2026, en 5 años, este número casi alcance el doble, unos 31 millones en total.

Se estima que los volúmenes de pagos en Apple Pay, Google Pay o Samsung Pay registren un crecimiento considerable y sean los principales impulsores de pagos digitales. El análisis de Telecoming apunta a que ese volumen se triplique y concentre un 93%,

Este año, los servicios de pago con tecnología HCE Wallet (Host Card Emulation), que conecta tarjetas de crédito o débito con los servidores de los bancos, son los que más usuarios tienen. Mientras que Apple Pay, Google Pay, y Samsung Pay concentra unos dos millones de usuarios. 

Riesgos de la brecha digital

A pesar de que los pagos digitales representan una forma fácil y cómoda de pagar, hay algunos aspectos negativos que se deben considerar para evitar la exclusión social o el ciberdelito.

El gasto excesivo para los particulares también puede ser una consecuencia de la brecha digital. Y en el caso de las empresas, una amenaza para los minoristas. 

Para contrarrestar estos efectos la propuesta es educar a los usuarios sobre la tecnología financiera, así de esta manera podrán entender los riesgos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.