La nomofobia: ¿por qué el móvil puede ser un problema para tu salud?

Ahora más que nunca, después de pasar tanto tiempo en casa, el móvil se convirtió en la ventana al mundo, y con ello aumentó la exposición a los dispositivos. 

Al menos el 80% de los españoles usan diariamente las redes sociales. Y entre revisar las fotos, ver las noticias o conversar con los amigos, los tiempos de exposición pueden variar, incluso ir en aumento.

Claro está, debemos aprovechar la tecnología, pero ¿sabes qué puede pasar si te excedes con el uso del móvil? 

¿Qué enfermedades causa estar mucho tiempo en el móvil?

Tal vez has notado que muchos factores de tu vida cotidiana son mejores gracias al móvil, sin embargo, es hora de que tengas en cuenta de que si se utiliza en exceso puede convertirse en una enfermedad o causarte una.

 Pasar mucho tiempo en el móvil suele transformarse en una adicción. En casos extremos puede convertirse en «nomofobia». Así se llama el miedo irracional a estar sin móvil.

Este es un trastorno que es uno de los más comunes, en especial en adolescentes. No obstante, cualquiera se puede quedar pegado al móvil, pero cuando ya pasa a niveles extremos hay que hacer algo.

Por otro lado no solo trae este tipo de consecuencias psicológicas, también generan consecuencias físicas, algunas de daño permanente, por ejemplo:

  • Dolor de cabeza: debido a la constante interacción con el equipo, las ondas electromagnéticas que emite pueden causar dolores de cabeza, pero esto únicamente si se está con un tiempo de uso muy prolongado.
  •  Dolor de cuello: este es más usual, ya que gracias a malas posiciones en las que se usa móvil; ya sea de pie, sentado o acostado, genera dolor muscular en el cuello.
  • Problemas de vista: este quizás el más grave de todos, porque a medida que pasa el tiempo frente a la pantalla puede generar serios problemas.
  • Problemas para conciliar el sueño: tu móvil emite una luz azul, es de corta longitud de onda. Esta hace que la melatonina disminuya, lo que sigue es que la regulación natural del sueño se vea afectada. En concreto, tu cuerpo no recibe la señal de que es hora de dormir.

Consecuencias de la adicción a la tecnología

La nomofobia es claramente una consecuencia psicológica. Y  además de los problemas físicos, aún existe otro tipo de consecuencias negativas para tomar en cuenta: la interacción social. 

La adicción a la tecnología crea distanciamiento del círculo social. Quizás resulte irónico, ya que un móvil es para comunicarnos; y sí lo es, pero con personas a distancia, no para alejarse de quienes están junto a ti.

Además de cambios en el comportamiento, como por ejemplo:

  • Realizar ciertas actividades más rápido solo para volver a usar el móvil.
  • No poder evitar su uso.
  • Depresión.
  • Ansiedad. 
  • Aislamiento.

¿Qué hacer, cómo reducir la adicción?

No importa qué tan fuerte es la adicción al móvil, siempre con esfuerzo se puede curar y entender que no tordo depende de una pantalla.

 La recomendación es disminuir la exposición, pero eso sí: de manera gradual. Ya que si se hace muy brusco puede generar ansiedad. Es preferible que se comience acortando el tiempo en actividades de ocio y que no sean necesarias.

Progresivamente, también reemplazar ese tiempo con actividades al aire libre que no requieran el uso del móvil. Si se quiere, acompañado de amigos, ya que la idea es socializar más con otras personas para salir de la prisión en la que se convirtió tu adicción al teléfono