Señales de alarma en una piel seca: trucos para hidratarla

Si tu piel no está bien hidratada, es posible que con la llegada del invierno este problema se acentúe, y ya que no puedes huir del clima, lo mejor es conocer cómo puedes hacer para que tu piel se mantenga hidratada.

Algunas señales serán la alarma para que le prestes atención a tu piel. Es muy importante identificarlas, para de esta forma saber qué hacer.

Signos de una piel seca

Como sabes, todos tenemos un tipo de piel diferente. Una vez que conozcas tu tipo, podrás saber qué tratamiento es el que mejor te conviene. De hecho, es precisamente la piel seca la que más dudas genera, y es que puede confundirse con otras enfermedades dermatológicas. 

Si tu piel es seca, retendrá menos humedad. La producción de grasa es menor, por esa razón carece de lípidos que retienen la humedad y forman una especie de escudo protector frente a los factores externos. 

Es posible que veas tu rostro descamado o algunas líneas de expresión. Además de ello, hay otras señales que te ayudarán a identificar tu tipo de piel:

  • Pérdida de agua: es posible que tu piel pierda agua por transpiración o por el efecto transepidérmica de agua (PAT); una forma en la que se pierde, al menos, medio litro de agua desde las capas profundas de la piel.
  • Aunque la piel seca puede manifestarse en invierno, puede que se prolongue de por vida. 
  • Tu edad, el lugar donde vives, y tu salud en general determinará tu tipo de piel. 
  • Una piel seca se siente áspera.
  • El picor y el efecto de «tirantez» están presentes.
  • Aparición de líneas finas o grietas. 
  • La piel se vuelve de un color gris ceniza.
  • Se produce enrojecimiento.
  • Si las grietas son profundas, puede llegar a sangrar.

¿Cómo devolverle el brillo y la hidratación a una piel seca?

Es muy probable que tu rostro luzca apagado, y también que aparentes más edad de la que ya tienes. Pero esto no debe desanimarte, ya que hay soluciones muy fáciles que puedes aplicar desde casa:

Humectación diaria

Una vez que apliques ungüentos y cremas humectantes, la barrera natural de tu piel mejorará, así retendrá más agua. 

Es preferible que apliques la humectación en la noche. Al levantarte, solo retira el producto. Puedes optar por la hidratación natural con el aloe vera o aceite de coco.

Aceites

Muchas personas prefieren no usar aceites por la sensación grasosa que producen. Sin embargo, el secreto está en aplicarlos bien. Los aceites vegetales son especiales para contribuir a la estructura química y concentración de ácidos grasos. 

Bálsamos

Si le añades a tu rutina de limpieza diaria bálsamos faciales, tu piel no solo se hidratará, también entrará en un proceso de regeneración. La sensación que aportan es calmante y te ayudarán a disminuir el picor. 

Exfoliación suave

La piel entra en un proceso de regeneración cada 28 días. Así, las células nuevas reemplazan a las viejas. Y para eliminar esas células muertas que han sido reemplazadas, tienes que usar un exfoliante suave. Si no lo haces, quedarán atrapadas en la superficie y es posible que los poros se obstruyan o aparezcan manchas cutáneas.